27 de marzo 2022 , 11:18 p. m.

Rodrigo Lara Sánchez ha labrado su camino a pulso, con esfuerzo y con sus propios sacrificios.

Con alegría, con optimismo, con transparencia, sin odio en su corazón, sin amargura, habiendo demostrado su capacidad para convertir las adversidades de la vida en razones positivas de lucha, Rodrigo Lara Sánchez acaba de saltar a las grandes ligas de la vida nacional como fórmula vicepresidencial de Fico Gutiérrez.

Nada, ni siquiera su apellido, reclamado gracias a las pruebas de ADN practicadas en el Instituto de Genética de la Universidad Nacional, le ha quedado fácil en la vida a Rodrigo Lara, a quien le tocó llorar casi en solitario y a distancia, siendo un niño, la transmisión televisiva tras el magnicidio de su padre.

Aunque apenas con verlo sobraría cualquier prueba de genética para encontrarse con el retrato modelo 2022 de su padre, Rodrigo Lara Bonilla, amable, sonriente, carismático, valiente, él se ha labrado su camino a pulso, con sus propias luchas, con su propio esfuerzo y con sus propios sacrificios. Basta con ver las expresiones sobre Rodrigo Lara de quienes lo conocen en las más diversas toldas políticas para confirmar sus méritos.

En la Colombia de hoy, cuando algunos tramitan su camino al poder con discursos que fragmentan, que rompen, que siembran odios, que destruyen instituciones, que satanizan y estigmatizan, Rodrigo Lara aparece para recordarnos a todos que hay rebeldías constructivas, pacíficas, que nunca han apelado a la violencia ni a las armas y que con la fuerza de las convicciones y la disciplina de la acción cotidiana logran grandes transformaciones sociales y de equidad por el bien de sus conciudadanos.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment