27 de noviembre 2017 , 01:21 a.m.

La violación de niños, delito atroz, no puede justificarse por el conflicto armado.

Preguntar, para alguien que tiene la oportunidad de hacerlo, a veces es una opción. Pero es también una obligación, sobre todo cuando se trata de asuntos profundos que afectan a la sociedad y han comprometido nuestra acción vital.

 Preguntar es una obligación para con la sociedad, una obligación para con quienes no tienen la posibilidad de hacer preguntas y una obligación para con la conciencia propia. Es un asunto de convicciones y de coherencia, aunque las apariencias engañen y las conveniencias de momento indiquen que lo más cómodo, o lo más fácil, sea eludir la oportunidad de hacer una entrevista, esconderse para una foto o renunciar a formular una pregunta. Y hay preguntas que solo se pueden hacer de manera presencial, directa, personal, en oportunidades únicas que si se escapan, no vuelven nunca.

Por eso, y porque mi vida entera he estado dedicado desde todos los espacios a defender los derechos fundamentales y prevalentes de los niños y a exigir para sus violadores, vengan de donde vengan, las máximas penas y condenas, era una obligación para mí preguntarle a ‘Timochenko’ por los abusos sexuales contra niños cometidos por las Farc en medio del debate sobre los beneficios de la JEP, oportunidad que se dio gracias a la invitación de Darío Arizmendi dentro del marco de la alianza establecida desde hace muchos meses entre Caracol Radio y el canal de televisión Red+, que he comenzado a dirigir hace pocos días.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment