03 de julio 2017 , 01:18 a.m.
Apoyo la medida, que no se puede agotar en el simple cobro de 20 pesos.

 

Aunque la decisión del Gobierno de apoyar el impuesto a las bolsas plásticas obedeció más al propósito alcabalero y a un ánimo fiscalista de quienes siempre están listos para escarbar en los bolsillos de los colombianos, la medida tendrá efectos colaterales positivos en materia ambiental.

 Es decir, de rebote, la olla raspada de las finanzas públicas y la avidez por el recaudo adicional de cualquier centavo terminaron permitiendo que se impulsaran iniciativas tributarias que en el Ministerio de Hacienda habían descartado con desdén al inicio del gobierno Santos cuando obligamos en el Congreso, al tramitar su primer plan de desarrollo, a que se adelantara con seriedad una valoración de alternativas de los llamados impuestos verdes.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment