Abril 25 de 2021


La reforma radicada está casi muerta. Pero aún quedan caminos patrióticos.

El puntillazo corrió por cuenta de la directora del partido de ‘la U’, Dilian Francisca Toro, a través de un video divulgado el sábado por la noche, en el que informaba que ese partido no votaría la reforma tributaria.

Desde otra orilla, han sido manifiestos los esfuerzos y concretas las propuestas de Álvaro Uribe por construir consensos con otras colectividades, partiendo del reconocimiento de que el texto radicado debe ser modificado para garantizar coberturas deseables y realistas en proyectos sociales de equidad y para procurar unos mayores ingresos para el Estado, dentro de límites razonables ante la circunstancia que vive el país.

Y es que a estas alturas la aritmética es contundente: la reforma radicada, tal como está, ha muerto en el Congreso si se suman los votos de todos los partidos de oposición e independientes, más los del Partido Liberal y Cambio Radical, como lo han expresado sus jefes naturales, César Gaviria y Germán Vargas, adicionados ahora con los del partido de ‘la U’.

Por eso, hace bien el presidente Duque, obrando siempre con responsabilidad, en abrir la puerta para que los distintos sectores políticos “lleguen con sus propuestas al Congreso y que todos juntos construyamos una reforma que proteja a los más vulnerables y estabilice las finanzas de la nación”, como se lo dijo ayer a este diario, donde, además, agregó: “Hay propuestas muy interesantes por parte del Consejo Gremial y su presidente, Julián Domínguez; y hay propuestas sobre la mesa de la Andi, Fedesarrollo, Anif, Asocapitales, Fededepartamentos, entre otros, que enriquecen el debate”.

Con buen criterio, la fogosa dirigente vallecaucana, al mismo tiempo que aceleraba el réquiem por el proyecto, invitaba a construir un gran pacto nacional dentro del marco de la discusión planteada por la radicación de la iniciativa en el Congreso.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment