14 de septiembre 2020 , 12:17 a. m.

Ni las Farc habían logrado destruir 56 CAI en una noche.

Ni las Farc en sus momentos de mayor poderío lograron atacar una misma noche 56 CAI en Bogotá y destruirlos, lo que obedeció a un cuidadoso y paciente proceso de planificación.

El debate se ha desviado hacia rifirrafes políticos menores, perdiendo de vista lo que nos corre pierna arriba, mientras tantos dirigentes en distintas toldas siguen empeñados en obtener réditos políticos del sufrimiento ajeno. Vamos por partes.

1. Toda muerte violenta debe ser rechazada. Cero tolerancia frente a la brutalidad policial. La solidaridad con las víctimas debe ser sincera y profunda.

2. Las responsabilidades cuando hay abusos del uniforme, y con mayor razón cuando cobran vidas, deben ser individualizadas. La individualización debe tramitarse en juicios penales y disciplinarios transparentes con pleno respeto a las garantías. Las sanciones y condenas deben ser prontas, justas y tan severas como la ley lo permita. 

3. La individualización de responsabilidades no debilita las instituciones uniformadas, sino que las fortalece, en tanto permite retirar y sancionar o condenar a quienes traicionan sus valores superiores y a las decenas de miles de sus compañeros que cumplen cabalmente con su deber.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment