17 de agosto 2020 , 12:49 a.m.

Aunque son casos muy distintos se deben rechazar por igual.

Rechazo categórico, sin retóricas justificativas que pretendan construir explicaciones para lo que es inaceptable. Partamos de ahí. De dejar bien en claro que estos actos atroces no deben ser tolerados por nadie y que es una obligación de las autoridades esclarecer estos crímenes. Y con sentido de urgencia.

Dicho eso, aunque tienen en común las muertes en grupo, y por parejo deben ser capturados y condenados los autores, sean quienes sean, parece un error hablar de las dos masacres como si fueran una sola, o como si fueran parte de un mismo proceso. Los entornos son diferentes y mucho va de Samaniego a Cali en lo que toca con el contexto sociogeográfico.

De hecho, los primeros respondientes frente a estos hechos en Cali están en la Policía Nacional y les corresponde a ellos dar las explicaciones que están siendo reclamadas por los ciudadanos, en concordancia con los hallazgos de los investigadores.

En Samaniego, en cambio, el primer respondiente ha sido el Comando de la Tercera División del Ejército y su comunicado se refiere a “operaciones contra los diferentes eslabones de la cadena del narcotráfico” y a operaciones militares en una zona que se ha identificado como un corredor de narcotráfico, convirtiéndose en un azote para los nativos de la región.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment