29 de mayo 2017 , 03:46 a.m.

‘A Santos hay que hacerle un paro para que firme y cinco para que cumpla’, dicen en la CGT.

Me parece perverso el discurso que ha puesto a circular el Gobierno para encubrir el incumplimiento de una de sus promesas de campaña, según el cual los pensionados forman parte de una cúpula elitista y privilegiada que debe convertirse en blanco de nuevos tributos e incluso de recortes en sus asignaciones.

Soy el primero en compartir que a esos avivatos que disfrutaban de millonarias pensiones gracias a un paso fugaz por el Congreso les quiten sus beneficios. Eso no se puede tolerar. El grueso de los pensionados, sin embargo, nada tiene que ver con megapensiones.

Se trata de hombres y mujeres de bien, honrados, que fueron empleados juiciosos para poder garantizar, jornada tras jornada, que un día pudieran tener acceso a una pensión digna que cubriera sus necesidades básicas en la vejez.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment