15 de mayo 2017 , 02:15 a.m.

Son monstruos quienes, pudiendo evitarlo, permiten que sus hijos aguanten hambre.

El canalla que, pudiendo evitarlo, ponga a aguantar hambre a sus hijos menores comete el delito de inasistencia alimentaria y revela un corazón podrido al que le caben, como a todos aquellos que maltratan, violan y abusan de los niños, el repertorio de adjetivos que Paquita la del Barrio le endilgó a la rata de dos patas… animal rastrero, escoria de la vida, hiena del infierno, alimaña, maldita cucaracha que hieres y que matas.

Los del estrato seis, porque los hay en todos los estratos, pavonéandose en clubes sociales y restaurantes de lujo, saben que es poco probable que la justicia opere contra ellos, que la sociedad los censure o que sus bancos procedan a embargar sus cuentas personales o las que abren con sociedades de papel.

 A la hora de estudiar el ingreso de nuevos socios, así como revisan los reportes de Datacrédito, los clubes deberían revisar el reporte de inasistencia alimentaria. Es más. Debería existir, actualizada en tiempo real, una base nacional confiable de reportes por esta causa con una regulación especial del ‘habeas data’, que sea de obligatoria consulta por entidades financieras, empleadores, empresas y gremios, con cruces en línea con los sistemas de salud y seguridad social.

 

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment