22 de febrero 2021 , 12:16 a. m.


No hay lugar para la indiferencia ni el desgano político. Dos visiones opuestas disputarán el poder.

Millones de colombianos, asqueados por las pestilencias de la política, concluyeron que alejarse de sus predios protege sus vidas y sus intereses. Consideran que la política es una actividad sucia, pecaminosa y dañina y, por lo mismo, reafirman que alejarse de ella es necesario para vivir una vida tranquila.

Gradualmente, los abusos del poder, la corrupción y las malas prácticas que encarnan muchos dirigentes han terminado espantando del activismo democrático a millones de ciudadanos en el mundo y especialmente en nuestro país.

Escucho algunos empresarios que afirman que la clave de su éxito radica en que siempre se han mantenido lejos de la política. Algunos, incluso, consideran que aunque existan variaciones entre uno y otro discurso político, a fin de cuentas todos los políticos son iguales y todo lo que ocurra políticamente da lo mismo.

Y quizás desde una aproximación frentenacionalista, algo de razón podrían tener. La política se había convertido en una repartija de privilegios donde todos los que tenían verdadera vocación de poder encarnaban esencialmente los mismos intereses y las mismas convicciones.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment