01 de septiembre 2019 , 11:28 p.m.

Ni alharacas apocalípticas ni cegueras negacionistas.

Ni alharacas apocalípticas ni cegueras negacionistas. Lo que ocurrió es grave y se debe enfrentar con eficacia, serenidad y unidad de patria. No sirve de nada quedarse sacándoles todos los trapos sucios a la JEP ni a Santos. El país tiene claro lo que pasó por estimular y tolerar el manoseo criminal a la justicia.

Y ni más faltaría que ahora pretendan los de la nueva banda que se les reconozca carácter político ni mucho menos vocería o personería para plantear renegociaciones ni constituyentes.

Más allá de las saludables diferencias ideológicas y políticas en otros campos de la vida nacional, lo que procede ahora frente a esta nueva expresión narcoterrorista que nace buscando alianzas con el Eln es acompañar los esfuerzos del presidente Duque para encarar las amenazas sobrevinientes en todas sus dimensiones.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment