11:36 p.m. | 19 de febrero de 2017

¿Ser el favorito del Gobierno suma o resta en una candidatura presidencial hoy?

Cuando el Gobierno es popular, ser el candidato oficialista representa una gran ventaja electoral. Juan Manuel Santos le debe su primera elección al habilidoso disfraz de candidato uribista, que le permitió recoger los votos necesarios para derrotar la poderosa ‘ola verde’, que casi lleva a Mockus a la Casa de Nariño. Pero cuando el Gobierno y el presidente en ejercicio son muy impopulares, llevar el rótulo del continuismo puede convertirse en un yunque capaz de hacer naufragar cualquier campaña.

Así las cosas, no es fácil saber si ser el candidato de Santos es más lo que resta que lo que suma. Aunque pueda ayudarle a cuadrar a los parlamentarios de la ‘mermelada’, arrancar campaña con Santos en el 20 por ciento de favorabilidad a cuestas y con perspectivas de seguir empeorando no es cosa sencilla.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment