28 de junio 2021 , 12:32 a. m.


Es hora de cerrar filas contra todas las expresiones del terrorismo.


Rechazo absoluto, categórico, generalizado es lo que debe proceder tras el intento de magnicidio perpetrado contra el presidente de la República, Iván Duque; sus ministros Daniel Palacios y Diego Molano, del Interior y Defensa, respectivamente, y los otros ocupantes civiles y de la Fuerza Pública que viajaban en el helicóptero.

Para que seamos claros y no toleremos ningún disfraz ni aceptemos distractores, no fue un atentado contra un helicóptero, como lo presentan algunos. Lo que pasó fue que trataron de matar a Iván Duque, otra vez. Gracias a Dios, eso no ocurrió y se salvaron el Presidente y los miembros de su comitiva. Total solidaridad con ellos y sus familias.

También resultan inadmisibles las voces que en vez de cerrar filas contra los violentos, los narcotraficantes y los criminales, prefieren construir absurdas teorías alusivas a autoatentados y montajes. Eso es tan absurdo, descabellado y cruel que no merece más comentario.

Muy desde la madrugada del Gobierno, mediante engaños asociados con algunas movilizaciones fletadas de la época, se frustró un atentado contra el presidente Duque en el Cauca. Ignoro cuántos más habrán frustrado fuera de los radares de la opinión pública. Lo cierto es que hay unas fuerzas empeñadas en eliminar al Presidente de la República, en sembrar el caos, en desestabilizar el país, en tumbar a las malas y no por las vías democráticas al Gobierno, en fortalecer el narcotráfico y en hacerle al juego al tenebroso régimen vecino.

Por eso es necesario leer en la misma página del mismo capítulo el atentado contra Duque y sus ministros, el ataque contra las instalaciones militares en Cúcuta y la explosión de terrorismo urbano que ha sacudido nuestro país en las últimas semanas, sofocando la legítima protesta ciudadana y las voces de los jóvenes que sueñan con un mejor país. Aunque son objetivos inmediatos distintos, su propósito es el mismo, gravitando en los cuadrantes del caos de la Nación. Tienen un común denominador: quieren destruir las instituciones colombianas.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment