13 de julio 2020 , 12:24 a.m.

Al Gobernador del Meta y a los llaneros no los podemos dejar solos.

Sin pelos en la lengua, el valiente gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, denunció el miércoles pasado el ecocidio más tenebroso de los últimos, años que viene perpetrándose en el sur de su departamento para arrasar, mediante quemas, miles de hectáreas de vegetación nativa con el propósito de sembrar coca, en medio de una guerra entre bandas criminales derivadas de las Farc.

Las imágenes transmitidas en RCN, captadas en sobrevuelos por las áreas afectadas, producen extrema indignación. En el primer semestre de este año se estima que fueron deforestadas cerca de 25.000 hectáreas en esta zona. En Parques Naturales, la cifra ascendería a cerca de 7.000 hectáreas.

Según el gobernador, enfrascados en esa guerra están, por una parte, ‘Mordisco’ y ‘Gentil Duarte’ y, por la otra, la denominada ‘nueva Marquetalia’, que estaría liderada desde sus escondites por ‘Iván Márquez’ y ‘Jesús Santrich’, beneficiario de todos los errores de las salas correspondientes de la JEP y compañía.

Es una guerra a sangre y fuego, con víctimas de lado y lado en este enfrentamiento de mafiosos empeñados en controlar territorios, laboratorios, rutas y clientes, en una trama multinacional que incluye narcos mexicanos, militares venezolanos, cartel de los soles y lavadores binacionales. Y, como si lo anterior fuera poco, estos grupos en conflicto ya están amenazando a algunos reincorporados que se mantienen apostando todavía por sus proyectos productivos.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment