19 de julio 2020 , 10:17 p.m.

Los abusos sexuales contra menores son una verdadera catástrofe social.

Que más de 60 niñas cada día sean sometidas a violencia sexual en Colombia es una cifra que nos debería llenar de vergüenza como sociedad y debería conducir a una revisión integral de las estrategias para prevenir estos delitos y castigar a los responsables.

Eso quiere decir que nuestra sociedad está tolerando estas conductas criminales y está conviviendo con los abusadores en todos los estratos de la vida colombiana. Con frecuencia, trata de simplificarse esta barbarie atribuyéndola a precarias condiciones de habitabilidad en viviendas de hogares de escasos recursos, donde padrastros, hermanastros, abuelos y otros parientes abusan de niñas indefensas en colchones comunes y camas francas. Nada más equivocado.

Ni es cierto que en todos los hogares donde las condiciones de habitabilidad son precarias ocurren estos actos atroces, ni mucho menos que este es un problema ajeno al estrato 6. Ni al estrato 5, ni 4, ni 3… ocurren actos sexuales abusivos contra menores de edad en el estrato 6, y en esos casos es pan de cada día el encubrimiento que termina premiando con impunidad social y penal a sus perpetradores. 

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment