21 de noviembre 2021 , 09:43 p. m.


Aún reina la impunidad y las Farc burlaron a sus víctimas.

Se han vuelto tan babosas e inoperantes las entidades multilaterales, empezando por la ONU, que uno no sabe si alegrarse o preocuparse por la visita, esta semana, de uno de sus máximos dignatarios, el señor António Guterres, su flamante secretario general.

Alegrarse porque sin duda es un hombre importante y aquí somos agradecidos anfitriones, aunque un poco serviles a ratos. Un honor que nos visite, señor Guterres. Gracias por su atención. Nos alegra que venga y disfrute de un buen ajiaco santafereño que no tiene lácteos, ni tomates ni pescados, a los que es alérgico, según dijeron ‘En secreto’.

Pero también a muchos nos preocupa el manejo de la visita porque las posturas de las distintas agencias de la ONU en Colombia en los últimos años, en algunos casos, han sido contradictorias e incluso contrarias al interés nacional. Algunos de sus funcionarios se han dejado permear por los debates políticos internos y parecen haber tomado partido, mirando para un solo lado.

Más allá de simpatías personales por amables burócratas, miren, por ejemplo, la pomposa Unicef, con el mandato más bello para la protección de los menores en riesgo, que no fue capaz de abrir la boca en los momentos cruciales de la negociación de paz para exigir el respeto por los derechos de los menores reclutados y violados por miembros de las Farc. ¡Qué decepción!

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment