20 de marzo 2022 , 09:48 p. m.


La legitimidad del sistema electoral depende de la tranquilidad que generen los resultados.

Esto del Congreso recién elegido solo lo endereza un muy pronto reconteo físico total. Vigilado, auditado, con todos los testigos de todos los partidos y en todas las mesas que se requiera.

Mientras desde una orilla advierten fraude porque le aparecieron medio millón de votos al Pacto Histórico sin que para ellos exista ninguna lógica estadística en relación con el número de votos que les han debido figurar a todos los partidos, en la orilla petrista la aparición de esos votos en el escrutinio que no habían sido contabilizados en el preconteo se lee como el principio de un fraude que estaba por consumarse.

Afortunadamente, el sistema tiene instancias que permiten encender alarmas, atender alertas y enmendar errores, y por eso en el momento del escrutinio aparecieron votos no registrados. Y afortunadamente también, los tarjetones físicos existen para ser recontados. Pero eso no basta para restaurar la confianza perdida.

La legitimidad del sistema electoral y de los próximos gobierno y Congreso depende de la tranquilidad y aceptación que generen los resultados electorales, y eso no es un problema que se pueda reducir solo a ‘softwares’, ingenieros e incisos legales. Se trata de un intangible precioso que se llama confianza.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment