05 de septiembre 2021 , 09:32 p. m.


Pesó más la ‘dignidad’ de los violadores que los derechos de los niños.

Más doloroso que la caída misma de la cadena perpetua contra violadores y asesinos de menores, resultó el argumento esgrimido para privilegiar a los victimarios sobre las víctimas.

Las mayorías de la Corte Constitucional nos notificaron que el derecho prevalente de los niños consagrado como un principio fundante del Estado social de derecho en Colombia debe ceder ante los pobrecitos violadores, abusadores y asesinos de niños cuya dignidad humana se podía ver afectada si se convalidaba la cadena perpetua.

Los desamparados y perseguidos violadores de menores por los que la Corte llora y aboga se habrían visto vulnerados si esa norma cruel quedaba viva. Que a los niños en riesgo de ser violados los cuiden los santos espíritus, pero que a los rehabilitados violadores por nuestro infalible sistema carcelario, la Corte les evite que los molesten en su proceso de reinserción en las familias, comunidades y barrios donde habrán de convivir en el futuro con inocentes niñas y niños, que gracias a otra genialidad jurídica de ese alto tribunal ni siquiera les asiste el derecho a conocer el pasado de sus vecinos.

El mensaje de la Corte, más allá de los floridos argumentos, es contundente: primero la dignidad de los violadores que la integridad y la vida de los niños. Ese es, ni más ni menos, el efecto práctico de lo que acaban de aprobar.


Dicho eso, y convencido de que se equivocaron en materia grave; que olvidaron el alcance del derecho prevalente de los niños a pesar de todo el capítulo que le dedicaron en la ponencia a ese tema para terminar desconociéndolo; que se dejaron contaminar por un absurdo debate más político que jurídico sobre el populismo punitivo que perturbó su lucidez; que escribieron una bochornosa página de la jurisprudencia colombiana cuando vamos llegando a los 15.000 casos anuales de violaciones de menores, respetuoso como soy de las instituciones, creo que hay que recibir el fallo sin agredir a los magistrados.

Leer más

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

Leave a comment